Biopsia líquida: el futuro ya está aquí